Avisar de contenido inadecuado
Expand

Par-Biomagnetico

 
 
El Biomagnetismo médico se sirve de pares de imanes para equilibrar el pH orgánico de los seres vivos y poder anular así el efecto perjudicial que microorganismos patógenos, toxinas o disfunciones orgánicas y glandulares tienen en la salud.El Biomagnetismo es primeramente una terapia preventiva que puede detectar una patología antes incluso de que se empiece a manifestar. Además, no es un sistema meramente paliativo que busque sólo el alivio de la sintomatología. Puede determinar con precisión el origen de un problema de salud, corrigiendo las distorsiones de pH asociadas a ese problema y restableciendo la salud física y mental en un gran número de enfermedades.
 
 
 
Ningún enfermo es igual a otro ante una misma enfermedad. Cada uno tiene unas características concretas, de edad, género, estilo de vida, dieta, carga tóxica previa, etc. Además, el biomagnetismo no busca clasificar las enfermedades según su manifestación clínica (laringitis, faringitis, prostatitis, síndromes, cáncer de tal o de cual tipo, etc etc). Cada enfermo es único y cada enfermedad es única. Se podría decir que hay casi tantas enfermedades como enfermos hay.

Dicho esto se puede afirmar que, si se actúa antes de que la enfermedad haya causado un daño celular irreversible y de que el sistema inmune o la capacidad reparadora del propio organismo haya sido anulada por el efecto de la enfermedad, de fármacos agresivos o de cirugías, el Biomagnetismo puede tener efectos curativos en numerosas dolencias. La curación total dependerá sin embargo de las peculiaridades de cada paciente y de cada caso concreto.

Exponemos a continuación ejemplos de enfermedades (acertada o erróneamente diagnosticadas como tal por los médicos) que han sido tratadas mediante la técnica del Par Biomagnético con porcentajes de éxito terapéutico significativamente elevados:

Fenómenos Tumorales: Quistes, Abscesos, Cáncer (Dependiendo de lo avanzado de la enfermedad, de los daños irreversibles que haya provocado y de lo deteriorado que esté el sistema inmunológico).

Osteomioarticulares: Osteoporosis, Dolores óseos y musculares, Dolores de espalda y lumbares, Fibromialgia, Artritis y Artrosis, Gota, Bursitis, Esguince, Necrosis de Cabeza de Fémur.

Nervios y Cerebro: Migrañas, Cefaleas, Vértigos, Esclerosis Múltiple, Ciática, Herpes Zóster, Neuralgia, Epilepsia, Convulsiones, Encefalitis, Meningitis, Guillain Barré, Parkinson, Alzheimer.

Sistema Inmunológico: Lupus, Dermatocitos, Artritis Reumatoide, Sida – VIH, Alergias.

Disfunciones: Diabetes, Tiroides, Paratiroides, Ovarios, Testículos, Suprarrenales, etc.

Hematológicas: Anemia, Púrpura, Leucemia.

Cardiovasculares: Hipertensión arterial, Hipotensión arterial, Aterosclerosis, Cardiomegalia, Varices (prevención, no corrección).

Dermatológicas: Psoriasis, Dermatitis Atópica, Neurodermatitis, Dermatitis por contacto, Vitiligo, Acné, Herpes labial.

Respiratorias: Resfriado, Gripe, Asma, Bronquitis, Neumonía, Enfisema, Laringitis, Faringoamigdalitis, Sinusitis, Pericarditis, Rinitis.

Boca y Oído: Aftas, Gingivitis, Piorrea, Halitosis, Otitis-Laberintitis, Tinnitus.

Ojo: Cataratas (prevención), Glaucoma, Conjuntivitis, Degeneración Macular, Uveitis.

Hepáticas: Hepatitis A, B o C, Cirrosis, Amibiasis hepática, Ácido Úrico.

Gastrointestinales: Infecciones, Gastritis, Acidez, Reflujo, Colitis, Colon Irritable, Megacolon, Estreñimiento, Diarrea, Hemorroides, Divertículos, etc.

Renales: Cálculos o Litiasis, Infecciones, Insuficiencia.

Genitourinarias: Infecciones, Uretra, Próstata, Cistitis.

Ginecológicas: Dismenorrea, Amenorrea, Infertilidad, Miomatosis, Quistes, Patología mamaria.

Venéreas: Sífilis, Gonorrea, Herpes, Papiloma Humano, Candidiasis, Clamidia.

Infancia Paperas-Parotiditis, Rubéola, Sarampión, Varicela, Viruela.

Psicoemocionales: Agresividad, Irritabilidad, Esquizofrenia, Ansiedad, Insomnio, Depresión endógena, Miedo.
{
}